sábado, 30 de octubre de 2010

¿Halloween o el Día de Todos los Santos?

En España el día 1 de noviembre celebra la fesitividad de Todos los Santos. Ha sido tradicional que todos los españoles se desplacen ese día con sus mejores galas a los cementerios para adornar de olorosas flores las tumbas de sus seres más queridos. Ciertas personas reacias a la multitud evitaban precisamente ir ese día al cementerio o bien por ausencia de creencias religiosas o bien por evitar ese tumulto.
    Sin embargo hace unos años, gracias al contagio de todo lo americano, celebramos una fiesta que solo unos pocos saben su origen: Halloween.

 Los comercios dejan apartados ansiosos los adornos de navidad a cambio de calabazas, telarañas, y cualquier motivo que produzca misterio. Cada vez más jóvenes se disfrazan esa noche y por no decir el partido que sacan las discotecas con esta noche similar cada vez más a la fiesta de nochevieja. Pero ¿qué es Halloween? Su origen es celta. Los campesinos invocaban a espíritus familiares, se vestían con máscaras, trajes y colgaban huesos para ahuyentar a los espírtus malos y evitar que se reencarnasen en los seres vivios. Pulsa aquí para saber un poco más sobre la historia de Halloween.

   En España decíamos que el día 1 se celebra El Día de Todos los Santos o el día de los difuntos. Es por ello que también es tradicional que se represente una de las obras que más recrean ese ambiente de misterio gracias a espíritus, ruinas, difuntos... Estoy hablando de uno de los dramas románticos por excelencia Don Juan Tenorio de José Zorrilla. ¿Has oído hablar alguna vez de la obra?
 
Don Juan Tenorio realiza una vil apuesta con don Luís Mejía que consiste en conquistar en un tiempo record a una ingenua novicia y también a la novia de su enemigo José Mejía.

Don Juan Tenorio logra cumplir sus objetivos: engaña a la novia de su rival y rapta del convento a la noble muchacha doña Inés de apenas diecisiete años. Pero sucede un hecho increíble: don Juan se enamora perdidamente de la ingenua Inés y decide pedir su mano a su padre don Gonzalo de Ulloa para casarse. Don Gonzalo de Ulloa y don José mejía van enfurecidos a la casa del seductor don Juan Tenorio para encararle su vil conducta al engañar a las dos ingenuas muchachas. Don Juan Tenorio se enfrenta a los iracundos caballeros, logrando matar a los dos.

El mujeriego don Juan huye despavorido, abandonando a doña Inés, quien muere de pena. A su regreso, después de muchos años, don Juan Tenorio, se encuentra con un panteón en lo que antes había sido su hogar, allí se encuentran enterrados sus victimas y su adorada Inés. Desafía a la estatua del comendador a asistir a una cena y es así como el fantasma acude a la invitación.

Don Juan Tenorio completamente arrepentido pide perdón. Cuando las almas de sus antiguas victimas estaban a punto de llevárselo al infierno, apareció en ese instante el espectro de doña Inés, impidiendo que se lo lleven y salvando su alma.

 ¿Qué piensas de esta celebración? ¿Crees que los comericos aprovechan la fiesta para sacarle partido?
¿Te gustaría ver una representación de la obra de Zorrilla?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada